Buscar este blog

jueves, 10 de agosto de 2017

1967, el año clave para la cultura del Caribe colombiano

Por John Acosta

¿Fue una feliz coincidencia para la cultura del Caribe colombiano o fue el producto de una alineación astrológica que favoreció el devenir social de esta querida zona costera? Lo cierto es que hay tres reconocidos hechos históricos que en este 2017 conmemoraron sus 50 años, lo que indica que sucedieron en un mismo año. Los tres han sido reflectores apropiados no solo para irradiar la memoria regional sino, además, para proyectarla hacia el resto del país y el mundo: el nacimiento de la Universidad Autónoma del Caribe, el surgimiento del Festival de la leyenda Vallenata y la publicación de Cien años de soledad.

martes, 4 de julio de 2017

Bancoomeva miente descaradamente para eludir su responsabilidad

Por John Acosta

La salida del parqueadero: el día de la  ignominia y 20 días después
O Bancoomeva procura ofenderme (y de paso, ofender también a la Superintendencia Financiera de Colombia) creyéndonos los reyes de los ingenuos, caídos del más alto zarzo de la tierra, o el tarado es el propio Bancoomeva si cree que uno se va a comer el cuento, traído de los cabellos, con que pretende justificar ante la ley su descarada negligencia. Con semejante desfachatez con que argumenta su  desidia frente a un caso concreto, uno no sabe qué es peor: si su indolencia o la falacia con que intenta explicar su errado proceder. Por supuesto que no me como esa ficción, como estoy seguro que tampoco lo hará la Superintendencia Financiera de Colombia. Y si Bancoomeva ha decidido echar mano del Goliat con que el sector financiero internacional ha pisoteado a los demás, le notifico que aquí les nació su David, dispuesto a salir victorioso de la desigual pelea que me plantean.

martes, 20 de junio de 2017

Bancoomeva: 20 días de negligencia me mantienen sin carro

El carro, en el parqueadero en donde lo guardó el juzgado
Por John Acosta

Ha culminado otro largo fin de semana (con festivo incluido) sin el vehículo familiar con el que solemos pasear con mi señora y mis hijas. Ya es el tercer fin de semana con esta angustiante y penosa situación. La razón es que Bancoomeva no llevó a tiempo al juzgado el memorial de terminación del proceso por cancelación total de la deuda que yo tenía con esa entidad bancaria y que, por motivos que ya expliqué en un escrito anterior, no había podido pagar. La pagué en su totalidad, gracias a los malabares que este banco inhumano me obligó hacer para ello, pero la oficina jurídica de Bancoomeva, tan diligente para mortificarme la vida y para tratar de condenarme en los estrados judiciales, fue negligente para notificarle al juez mi pago total. Y la orden de secuestro de mi vehículo, cuya existencia yo desconocía por completo, deambulaba por las calles de la ciudad de la mano de los policías para ejecutarla, como, efectivamente, ocurrió. De esa bochornosa situación, que también describí en ese escrito al que me referí arriba y publicado también en este blog, han transcurrido ya más de 20 días. El documento notificativo apenas fue entregado por Bancoomeva al juez la mañana siguiente en que me quitaron el carro. Y lo peor: cuando ya creía que, finalmente, me devolverían el automóvil, el juzgado encontró otra falla de Bancoomeva: su abogado no tenía las facultades para la terminación del proceso. (Aquí puede leer primer artículo sobre el caso Bancoomeva)

lunes, 19 de junio de 2017

Oda para que tío Ito vuelva a ser el de antes

Por John Acosta

Carmen y tío Ito, en sus viejas época
 de enamorados
Yo sentía el cosquilleo en mi cabeza y abría los ojos somnolientos aún por la desadormecida reciente y veía la claridad tenue de la linterna, que intentaba inundar la sala con su luz amarillenta por las pilas viejas: era tío Ito que me despertaba, como de costumbre, con la yema de sus dedos como escarbando entre mi cabello ensortijado. Mientras él prendía la lámpara de querosén que colgaba en la parte superior del umbral de la puerta que comunicaba las dos únicas habitaciones de la casa de barro, yo me estiraba en mi hamaca para tratar de alejar rápidamente los últimos vestigios de flojera que me quedaban por el despertar abrupto. Me sentaba con los pies colgantes y me ponía los zapatos que dejaba en la noche debajo de la dormilona colgante. Tío Ito destrancaba la puerta del patio, que era el tronco partido a lo largo por la mitad de lo que fue un grueso árbol, y el frío de la madrugada se acentuaba dentro de la vivienda artesanal. Después de descolgar mi hamaca,  iba trastabillando hasta la tinaja que estaba en un rincón y sacaba el agua en una totuma para lavarme la cara y enjuagarme la boca en el patio. Todo eso me llega a la mente hoy, más de cuarenta años después, cuando tío Ito no es ni la seña de lo que fue, a pesar de que todavía le quedan fuerzas físicas de sobra para volver a ser el toro de lidia que todos admirábamos.

jueves, 1 de junio de 2017

Bancoomeva debe indemnizarme por su pérdida de cooperativismo

¿La facilita, realmente?
Por John Acosta

El policía tomó los papeles que me pidió y se fue para detrás de mi automóvil. Pensé que es la misma actitud que toman siempre para obligar a que uno se baje, llegue hasta donde están  y les ofrezca “la liga”, que es la forma elegante como llaman al soborno. Jamás he sido partidario de semejante acto de corrupción. De modo que me quedé dentro del vehículo.  A través del retrovisor, lo vi acercarse de nuevo. Venía erguido, con la actitud desafiante de quien sabe que tiene en sus manos la sentencia condenatoria. “Este vehículo queda detenido porque tiene una orden de secuestro”, me espetó sin dilaciones. “¡¿Sííí?!”, pregunté aturdido todavía por la sorpresa. Entonces, me mostró la orden, que leí desde sus manos: solo vi Bancoomeva y secuestro, ambas en mayúscula sostenida. Hacía más unos dos meses había saldado toda la deuda que yo tenía con esa entidad, pero no me iba a poner a discutir eso con un policía, que, se suponía, ejecutaba una orden judicial. “Bueno, mi hermano, tómelo, el carro es suyo”, le dije impotente. “No, tiene que conducirlo hasta un parqueadero que tenemos. Yo me subo a su lado y usted sigue a mi compañero de la moto”, me contestó el agente.

lunes, 15 de mayo de 2017

Catarsis para querer a mi madre

Dorina del Socorro Rodríguez Valdez
Por John Acosta

Conocí a mi mamá cuando yo tenía nueve años. Recuerdo que mi papá había ido por mí, del corregimiento de Casacará al municipio de Codazzi, en el departamento del Cesar (así, sin tilde en la e, como hablamos en el Caribe colombiano), en ese entonces a más de media hora de distancia por una carretera destapada, a la que la desidia oficial la había alzado con piedras mucho años atrás y la dejó, después, al garete hasta quedar en una trocha difícil, en donde los carros dejaban regados los tornillos y tuercas. Yo llegué a Codazzi una semana antes, procedente del corregimiento de La Junta, en el departamento de La Guajira, en esa época a más de cinco horas de distancia por una carretera pavimentada muchos años atrás, pero que la falta de mantenimiento la había convertido en algo peor que un camino de herradura. Me trajo el esposo de mi tía Tey (María Esther), Omar, en el primer viaje de mi vida como premio porque ese año había sido el primero de mi curso. Estaba bajado en la casa de ellos y hasta allá llegó mi papá con su esposa, Amparo, a llevarme a conocer a mi mamá a Casacará.

Yo no quería ir, la verdad. Tenía un miedo enorme, pero
Poso con mi madre
no me atrevía a decirle nada a mi papá porque le tenía terror. Yo estaba siendo criado por mi abuela, la vieja Aba (Aura Elisa), allá en La Junta. Y era inmensamente feliz: a pie descalzo, con las costillas al aire y mis pantaloncitos cortos, correteando por las calles polvorientas de ese pueblo del alma. Era un niño tremendo, no lo niego. Y la vieja Aba, incapaz de corregirme con su cariño de madre consentidora, cada vez que yo hacía una pilatuna (que era a cada rato) me lanzaba la sentencia de siempre: “¡Perate, que cuando tu papá venga se lo voy a decir para que te dé tu buena muenda!”. No recuerdo cada cuánto iba mi padre a La Junta, pero cuando llegaba sentía un  pánico terrible, pues temía lo peor: nunca me pegó por eso; sin embargo, sentía un alivio enorme cuando ya cogía el transporte público de regreso. Ese día que fue por mí a Codazzi, yo no quería ir a conocer a mi mamá; no obstante, no fui capaz de decírselo a mi papá.

Mientras empacaba mis corotos, Fabio Zedán, un primo codacense contemporáneo conmigo, me insistía que le dijera si yo estaba contento con ese viaje a Casacará. De mil amores le hubiese respondido que no, que yo no quería ir, pero el terror que le tenía a mi papá me lo impedía. Ante su reiterada pregunta de “¿Está contento, primo?” y ante mi impotencia de no poder contestarle con la verdad, me desahogué con una frase expresada con toda la ira del mundo: “¡Usted sí jode, primo!” Los que estaban ahí tuvieron que haber quedado sorprendidos con mi reacción. Mi papá tuvo que haberse muerto de la vergüenza porque su reacción fue inmediata: “¡Carajo, pero qué tanto es que le digas que sí estás contento y listo!”, me dijo. Me tocó decirle a mi primo que sí estaba feliz con ir a conocer a mi mamá.

jueves, 11 de mayo de 2017

Walter Bernett: homenaje al caballero que se fue

Por John Acosta
Nunca tuve un disgusto con él, lo cual podría interpretarse como que no fue una amistad sincera, pues entre verdaderos amigos siempre habrá diferencias; sin embargo, quienes lo conocieron saben de sobra que con Walter Antonio Bernett Iguarán no se podía tener mortificaciones porque él era, por encima de todo, un caballero que respetaba las diferencias. Lo conocí hace 15 años, cuando llegué a la Universidad Autónoma del Caribe como catedrático a la entonces Facultad de Comunicación Social -Periodismo (hoy Programa de Comunicación Social-Periodismo) y él ya tenía 15 laborando allí como profesor de Radio. Despedirlo hoy, cuando inició su viaje de no retorno, arruga el alma.
Y es que su caballerosidad no estaba solo en su forma de ser, que ya sería suficiente. Se reflejaba en todo lo que tenía que ver con él: en el brillo eterno de sus zapatos impecables, en su camisa manga larga cuidadosamente escogida para que pareciera única e irrepetible posada sobre su humanidad y los pliegues bien definidos en su justas proporciones de su elegante pantalón. La memoria del alma seguirá sintiendo por siempre el aroma de su fino perfume en los pasillos de nuestra querida universidad. Hasta el corte perfecto de su cabello, que siempre pareció reciente, exaltaba el concepto que las mujeres tenían de él: era un gentleman.

jueves, 20 de abril de 2017

“Los sujetos de investigación tienen derechos que deben ser protegidos”: Arturo Barros Ortegón

El profesor Arturo Barros Ortegón habla sobre la ética en la investigación 
“El propósito de un Comité de Ética de Investigación  (CEI), al evaluar un protocolo de investigación, es proteger a todos los sujetos participantes de la investigación en su dignidad, derechos y bienestar. Y también protege a: Investigadores, Instituciones y Sociedad”, expresó el docente Arturo Barros Ortegón, profesor del Departamento de Humanidades, de la Universidad Autónoma del Caribe, durante la conferencia Aspectos Éticos de la Investigación, organizada por la Vicerrectoría de Investigación, de este importante ente de estudios superiores.

miércoles, 5 de abril de 2017

Debemos ser escultores de nuestra propia vida: Arturo Barros

Arturo Barros
Por Karen Lizeth Niño

"Los seres humanos siempre delante de nosotros encontramos unas bifurcaciones", así inició Arturo Barros su respuesta a la pregunta ¿Por qué estamos donde estamos?, tema central del Café Literario realizado en días pasados por el Departamento de Humanidades de la Universidad Autónoma del Caribe. Barros, organizador del evento y quién lo presidió, basó su ponencia en las decisiones humanas y las bifurcaciones encontradas a la hora de elegir y en lo que luego esta determinación causa, llevándonos al final a ser el producto del camino que vamos escogiendo a lo largo de nuestras vidas.

domingo, 26 de marzo de 2017

"Placas Blancas", la otra invasión de Maduro a Colombia

Por John Acosta

Había más de 15 putas, en un salón pequeño. Cuando entré, se respiraba un aire enrarecido por el humo de cigarrillos, a pesar de que la puerta que da a la calle permanecía abierta. Las mesas estaban colocadas en redondo, alrededor de las cuatro paredes del recinto: todas estaban ocupadas  por más de tres parejas, menos una. Uno de mis dos acompañantes fue hasta el fondo, donde estaba el bar. Saludó al dueño y me lo presentó. Pedí tres cervezas y empezamos a tomárnosla de pie, junto a la barra. Miré a un lado y descubrí que el otro acompañante mío ya conversaba animadamente con una de las dos únicas mujeres que habían desocupadas en la mesa donde no había hombres. Una era tan joven que parecía no llegar a los 20 años y la otra no creo que pasaba de los 25. El compañero que estaba con ellas nos invitó a que los siguiéramos.  “Falta una”, pensé, mientras nos sentamos. Apenas las escuché hablar, supe que eran venezolanas. “En este bar no encuentras ni una sola colombiana”, me dijo la más joven.

jueves, 23 de marzo de 2017

Café Filosófico UAC: ¿Por qué estamos como estamos?

"Las personas no somos el resultado de lo que
pensamos, sino de lo que decidimos": Arturo Barros
Por Karen Lizeth Niño

En la Universidad Autónoma del Caribe se generan espacios de discernimiento que incentivan a los estudiantes a mantener un cuestionamiento constante sobre distintos ámbitos de la vida; el Departamento de Humanidades continúa brindando la oportunidad de estos momentos; esta vez lo hará mediante un Café Filosófico organizado por el Coordinador pedagógico del Departamento, Arturo Barros Ortegón, quien es además, Presidente del Comité de ética de investigación UAC.

El encuentro filosófico se llevará a cabo el día jueves 30 de marzo desde las 9 am en el tercer piso de la Biblioteca del Alma mater. Se contará con la presencia de estudiantes pertenecientes a cursos de áreas humanísticas, que hacen parte de distintas carreras y semestres académicos.

Arturo Barros, además de ser el organizador del evento, será quien lo presidirá y centrará su ponencia en el tema de ¿Por qué estamos donde estamos?, para lo cual se apoyará en un libro del mismo nombre, escrito por el economista chileno Artur Manfred Max Neef, que fue Premio Nobel de economía compartida.

martes, 21 de marzo de 2017

Tía Ñuñe, la santa no canonizada de los Acosta

María Nurys Acosta Mendoza, tía Ñuñe
Por John Acosta

Doblábamos la esquina que queda cerca de la casa de tía Ñuñe, cuando mi papá lanzó la expresión que yo siempre había sentido, desde muchos años atrás, en lo más profundo de mi alma: “Esa mujer es un ángel de Dios”, dijo. Se refería a su hermana María Nurys Acosta Mendoza, por supuesto, que acabábamos de dejar en la puerta de la calle de su casa, adonde salió a despedirnos. Eso hace más de 30 años, poco antes de que mi padre falleciera. Y hoy sé que esa misma impresión la tenían mis otros tíos; incluso, tío Néstor, que falleció hace poco, me dijo en un paseo que estuvimos en el municipio de Manaure: “Esa mujer era una Santa en vida”, mientras me mostraba la casa donde vivió tía Ñuñe con su esposo.

A propósito de este texto, llamé a tío Jose (así, sin tilde en la e, como llamamos en el Caribe colombiano a los José) a su celular y le pedí que me describiera a tía Ñuñe, su hermana: “un alma bendita de Dios. Pura abnegación. Dedicada a su hogar”, me dijo. También llamé al menor de todos, tío Jorge: “era la más noble de mis hermanas, un mujer callada, recta, era puro sentimiento”. No podía dejar de marcarle al único profesional de todos ellos, tío Fano, ingeniero agrónomo: “era una mujer virtuosa, muy dedicada a su hogar, que amaba su vida, prudente, sufrida. Valiente para afrontar las duras embestidas del destino, las contingencias de la vida. Era, prácticamente, una santa”. Tío Ito es el callado de todos ellos: reservado, tímido, fue el único que se quedó en La Junta, el pueblo natal y no salió a buscar una mejor vida en otros lugares. Cuando le hice la misma petición por teléfono, no vaciló un instante en responder: “era una mujer buenísima, calmada. Una mujer de su casa. Sí, claro, era una santa”.

viernes, 10 de marzo de 2017

¿Cómo ha sido vivir y gozar el Carnaval?

Por Karen Lizeth Niño
Fotos e imágenes audiovisuales: División de Comunicaciones Uniautónoma
En el encuentro Cultura, antropología y lingüística en el Carnaval, el docente Harold Ballesteros centró su ponencia en destacar las manifestaciones antropológicas y culturales internas del Carnaval; por tanto, relató la importancia de rescatar el espacio Antropológico por el cual la Organización para el desarrollo de la Ciencia, la Educación y la Cultura, UNESCO, declaró este legendario Carnaval como Obra Maestra del Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad en el año 2003; el docente explicó que los dos aspectos más importantes que la UNESCO tiene en cuenta para realizar este tipo de declaraciones es reconocerlo como algo valioso por salvar y por consiguiente que se encuentre en peligro, y estas dos condiciones son cumplidas por el Carnaval de Barranquilla.

jueves, 23 de febrero de 2017

Cultura, antropología y lingüística del Carnaval de Barranquilla, en Uniautónoma

Ana Sájer, docente del Departamento de Humanidades,
es la organizadora del evento
Por Karen Lizeth Niño

Este viernes 24 de febrero, desde las 8 a. m., estudiantes y profesores de la Universidad Autónoma del Caribe se darán cita en la Plazoleta principal de nuestra Institución para presenciar el evento Espacio Cultural-Antropológico y Las Distintas Manifestaciones Lingüísticas al Interior del Carnaval de Barranquilla, el cual es dirigido por el Departamento de Humanidades y la Biblioteca Benjamín Sarta y organizado por una de sus docentes, Ana Sájer Maldonado. 

El encuentro tiene como objetivo analizar el Carnaval de Barranquilla desde enfoques antropológicos, lingüísticos y sociológicos; para ello, cuenta con la ponencia de 5 académicos expertos en este tipo de manifestaciones socio-culturales.

martes, 14 de febrero de 2017

Revista PalaBrotas fue entregada en la Cumbre Mundial de Nobeles de Paz

Carlos Ramos Maldonado, decano de la Facultad de Ciencias Sociales y
Humanas, de la Universidad Autónoma del Caribe, entrega la revista
PalaBrotas a los nobeles de paz Rigoberta Menchú (1992), Jody
Williams (1997) y Steve Roose (1997)
Por Adaluz Trespalacios

En los últimos 4 años, la paz ha sido un tema relevante en Colombia, puesto que el país lleva, o mejor dicho, llevaba más de 50 años en guerra con los grupos subversivos; el gobierno de Juan Manuel Santos ha venido trabajando fuertemente para lograr la paz: el pasado 30 de noviembre se aprobó en el Congreso el nuevo acuerdo de paz logrado entre las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) y el Gobierno del presidente Santos, luego de ser rechazado el 2 de octubre del año 2016 por medio del voto popular.

sábado, 11 de febrero de 2017

El Pluma Blanca dejó a los Acosta solos por siempre

Tío Néstor (q.e.p.d.), ahora y antes
Por John Acosta
Me sorprendió la noticia de su muerte. Tenía unos cinco meses de estar luchando contra la terquedad de algunos de sus órganos, los cuales se negaban aceptar que él no estaba viejo. Supe, incluso, que se agravó en la última semana de su vida. Estuvo en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) de una clínica de Valledupar, la capital del Departamento del Cesar (así, sin tilde en la e). La noche en que lo ingresaron, esperábamos lo peor. Todos sus sobrinos, hijos, primos y hermanos, que vivían en la ciudad, aguardaron en las afueras del recinto hospitalario los reportes médicos. Quienes vivíamos lejos de la ciudad, leíamos tristes, en el grupo de whatsapp de la familia, los informes de quienes estaban cerca. Yo lo había visitado en su casa una semana antes y me contagié de su optimismo y de la cantidad de planes que él tenía para el futuro.
Siempre disfrutaba al lado de su madre, hermanos, sobrinos y cuñados
Hoy se cumplen las nueve noches de su partida final. Los que viven cerca asistirán a la misa y, luego, acompañarán a su esposa y a sus hijos en la que fue su casa. Fue bastante gente a su sepelio: personas de sus dos pueblos del alma, La Junta, donde nació y pasó su niñez y adolescencia, y Casacará, donde vivió la mayor parte de su vida. A las cuatro y media de la tarde del martes de la semana pasada, sus órganos enfermos pudieron más que su férrea voluntad de vivir. Yo, ocupado con los vaivenes cotidianos de la inminente entrada a clases de los estudiantes en la querida universidad donde trabajo, no había leído los últimos mensajes en el grupo de la familia. Hasta que una hora después me llamó mi prima Arlett a contarme. No lo esperaba todavía, insisto.

lunes, 5 de diciembre de 2016

Estudiantes disfrutaron la muestra de su talento en la Gala Cultural y Festival Deportivo de la UAC

La danza siempre transmite emoción en los espectadores
Por Adaluz Trespalacios

La Universidad Autónoma del Caribe día a día trabaja para brindarles la mejor formación académica a sus estudiantes. Por eso, existe en el pensum de todas las carreras profesionales, el curso básico transversal de Deporte y Cultura, que trae en cada una de sus dos áreas varias opciones para que los educandos interesados escojan a su gusto.

martes, 29 de noviembre de 2016

Guillermo Curiel: la vieja forma de hacer política honesta en La Guajira

Por John Acosta

Esa tarde esperaba encontrarme con un anciano de más de 80 años, con su caminar pausado, ayudado con dificultad por su bastón, y me topé con un corpulento hombre que demostraba mucho menos de sus 74. Apenas lo había visto en tres oportunidades en un  año y medio, hace mucho más de un cuarto de siglo, cuando los avatares de la vida tuvieron la sensatez de ponérmelo en mi camino en una etapa de mi vida en que necesitaba asirme con urgencia de un alma caritativa que me ayudara con el peso de sacar mi carrera adelante. Mi padre había muerto el 25 de febrero de ese año y yo andaba con el recibo de pago de mi matrícula en la mano, desesperado porque se vencía el plazo y así no podría iniciar semestre en junio. Hasta que, guiado quién sabe por qué afortunada coincidencia, fui a parar a la oficina de ese señor que entonces rondaba los cuarenta y tantos años: pude pagar completo ese y el siguiente semestre. En los cerca de 30 años que han pasado después de esa ayuda desinteresada, no había vuelto a saber más nada de ese buen hombre, pero un colega mío me hizo el favor de localizármelo en Riohacha, la capital de nuestro departamento. Hasta allá fui esa tarde a mostrarle que, en aquella ocasión, él no había arado sobre el inmenso mar Caribe que baña nuestra amado terruño.

miércoles, 16 de noviembre de 2016

Estudiantes de UAC mostrarán lo aprendido en Gala Cultural y Festival Deportivo

Una muestra de la Gala Cultural 2014
Por Adaluz Trespalacios

El próximo jueves 17 de noviembre, a las 8 a.m., estudiantes y profesores de la Universidad Autónoma del Caribe se darán cita en el teatro Mario Ceballos Araujo para presenciar el evento Gala Cultural, en el cual se presentarán grupos de teatro y danza, dirigido por la profesora Mónica Fernanda Chiquillo Fernández, y grupos de coro y formación musical, dirigidos por Jorge Alberto Pedrozo.

Mónica Chiquillo es licenciada en Artes Escénicas; actualmente, facilita los cursos de teatro y danza formativa en la Universidad Autónoma. Jorge Pedrozo es licenciado en Educación Musical; actualmente, es el docente de los cursos de formación musical y coro en la Universidad Autónoma del Caribe.

domingo, 6 de noviembre de 2016

Guajiros honestos votamos en blanco y apoyamos gestión de gobernador encargado

Por John Acosta

Quedan pocas horas ya para iniciar las votaciones atípicas en mi sufrida tierra guajira. Hay tres candidatos, de los cuales dos, tristemente, los más opcionados para ganar, tienen el apoyo de la misma maquinaria política corrupta que ha desangrado a nuestro Departamento por muchos años, desde que el 11 de marzo de 1985 arribó el primer embarque de carbón de 33 mil toneladas, enviado en el buque Giovanni, al puerto de destino en Dinamarca, completando así la primera exportación anticipada de carbón del Cerrejón: La Guajira comienza a recibir millonarios recursos por regalías y la deshonestidad de unos pocos comenzó a robárselos ante la mirada cómplice de las autoridades de control y de justicia, que en no pocos casos se unió a esa vergonzante espiral de ladrones que aún no termina. Ese saqueo descarado a las arcas guajiras lo conoció desde un principio el establecimiento político de Bogotá y se hizo siempre el de la vista gorda, interesado solo en recibir los votos que le suministraban los delincuentes de cuello blanco de la única península colombiana.

lunes, 31 de octubre de 2016

Uniautónoma del Caribe y el Centro Nacional de Memoria Histórica se unen para apoyar en la reconstrucción de un mejor país

“La Paz no es un papel, no es solo un momento. Está en manos de la juventud”, Marta Romero.

Por Adaluz Trespalacios

Las tardes de cinco jueves de este segundo período del año 2016 han sido dedicadas a la reconciliación, con la participación de los estudiantes de diferentes disciplinas de la Universidad Autónoma del Caribe, a través de la experiencia del Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH) con las víctimas de este largo conflicto que ha padecido Colombia. Con cuatro sesiones en la Casa Club Caribe y una en el Teatro Mario Ceballos Araujo, funcionarios e investigadores del CNMH compartieron con los jóvenes universitarios los principales resultados de sus reflexiones e investigaciones con las víctimas. Estos eventos se han dado mediante el convenio firmado entre la Universidad Autónoma del Caribe y el Centro Nacional de Memoria Histórica.

sábado, 22 de octubre de 2016

El voto en blanco devolverá la grandeza a La Guajira altiva

Foto tomada del portal La Guajira Hoy
Por John Acosta

El corrupto costeño lucha para que su región sea la más miserable del país porque sabe que su única forma de reinar en ella es jugando con el hambre de sus propios paisanos. La clase política de la región caribe colombiana, en su mayoría, no tiene ideología distinta a la del pueril e insaciable favorecimiento personal: uno los ve cambiarse de partido, sin inmutarse siquiera, de acuerdo al que le ofrezca la certeza de la contratación fraudulenta, desde las más altas esferas del poder oficial en Bogotá. Uno no entiende cómo suceden estos terribles hechos, cuando, a cambio de una, Colombia tiene, por lo menos, tres máximas cortes que, se supone, deben velar para que no se quebrante el ordenamiento jurídico y se condene a quien insista en usar la ley para su propio beneficio; a no ser que sea cierto lo que siempre se escucha en la región, inmediatamente después de cada votación para gobernadores y alcaldes: que para ganar la demanda en contra de su elección, el alcalde o gobernador electo tiene que pagarle al magistrado ponente, que se ganó la lotería del caso, cinco mil, diez mil y hasta veinte mil millones de pesos, que, después, por supuesto, el acusado debe reponer del erario público. A veces, a alguna de las cortes le da unos ataques esporádicos de moral pública y ve uno fallos afortunados como el de la anulación de la elección de Oneida Pinto a la Gobernación de La Guajira.

martes, 4 de octubre de 2016

¿Qué pudo haber pasado para que el No fuera sorpresa en el plebiscito?

Por John Acosta

A las cuatro de la tarde de ese histórico 2 de octubre, me acosté a ver los resultados. Recuerdo que oraba apasionadamente para que la derrota del No fuera lo menos apabullante posible, pues las encuestas y el ambiente vaticinaban un cataclismo para los impulsores de esta opción en el plebiscito sobre los acuerdos firmados por el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, y el jefe de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc), Rodrigo Londoño, alias Timochenko. Cuando salió el primer boletín, respiré tranquilo: Dios escuchaba mis ruegos: el Sí ganaba por una ventaja mínima. Hasta que, a partir del sexto boletín, empezó a ocurrir lo inesperado. El resultado final fue sorpresivo. ¿Qué pudo haber pasado para que se diera ese final imprevisto?

viernes, 30 de septiembre de 2016

¿El perdón social a las Farc sustituye su culpabilidad jurídica?

El perdón en Cartagena, Bojayá y La Chinita
Por John Acosta

Debo confesar que me sorprendió gratamente el máximo líder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc), cuando en su discurso de firma de los acuerdos en Cartagena ofreció perdón a las víctimas de las acciones violentas de esta guerrilla cincuentenaria. Durante el proceso de diálogo en La Habana, los cabecillas de las Farc manifestaban siempre que ellos no tenían nada de qué arrepentirse y, por lo tanto, no ofrecerían perdón. A esto último es a lo que nos tenían acostumbrados la gente de Tirofijo, pues la dureza de este grupo armado fue lo que siempre afloró en los más de 50 años de vida revolucionaria. De manera que ver y escuchar esa tarde a Timochenko reconociendo sus errores y ofreciendo perdón por ellos es, por lo menos, refrescante para el alma. Vea aquí el perdón a Timochenko:

jueves, 29 de septiembre de 2016

Las estacas

Rosa Rojano Osorio, sonríe a la vida con 72 estacas
Estar viejo es luchar en cada despertar para aceptar y resolver los nuevos laberintos que van forjando las arrugas en la piel, en las manos y en los recuerdos

Por Linda Esperanza Aragón

¿Cómo se hace para arrancar esas estacas que se clavan y se vuelven indelebles? ¿Será posible ocultar unas cuantas estacas? Mucha gente lo intenta a través de cremas rejuvenecedoras, cosméticos y cirugías; hacen más rico a este sector industrial. No obstante, las estacas seguirán clavadas; seguirán justo donde están, pues la mentira no tiene fuerza en el territorio en que estas se instalan. Y por mucho que se intente sacarlas, el tiempo no miente, aunque el cuerpo refleje un rejuvenecimiento manipulado; el tiempo es franco.

miércoles, 28 de septiembre de 2016

Jóvenes universitarios leyeron el acuerdo Santos-Timochenko y reflexionaron sobre él

Pequeños grupos analizan por acuerdo
Por John Acosta

Cerca de mil estudiantes de las diferentes disciplinas que ofrece la Universidad Autónoma del Caribe se leyeron los seis puntos del acuerdo firmado entre el presidente Juan Manuel Santos y el líder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc), alias Timochenko, en una actividad académica promovida por el curso transversal obligatorio Sociedad y Cultura para la Paz.

viernes, 23 de septiembre de 2016

Quiénes son los intelectuales no uribistas que apoyan el No al acuerdo Santos-Timochenko

Luis Eduardo Montealegre, Fernando Vallejo, Jaime Castro, Hernando
 Gómez Buendía y Pedro Medellín
Dentro del submundo gris en que ha caído el debate político en torno al Plebiscito para refrendar o no los acuerdos a que llegaron los delegados del Gobierno del presidente Juan Manuel Santos y del líder máximo de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc), Timoleón Jiménez –Timochenko-, ha prevalecido el oscuro interés de ambas campañas (los del Sí y los del No) en minimizar la discusión a solo una disputa personal entre Álvaro Uribe Vélez y el actual presidente de Colombia. Por supuesto, cada una de las dos campañas tiene defensores disímiles entre sí y que no necesariamente comulgan ni con el ex presidente Uribe (muchos del No) ni con el presidente Santos (muchos del Sí).

viernes, 9 de septiembre de 2016

Dos nobeles de paz, Piero y otras personalidades pensaron el Siglo XXI en Uniautónoma

La guatemalteca Rigoberta Menchú, Premio Nobel de la Paz 1992; Jody
Williams, Premio Nobel de la Paz 1997, y el cantante argentino Piero
Fotos y textos: equipo de Comunicaciones de Uniautónoma

Pensando el Siglo XXI, el evento institucional de la Universidad Autónoma del Caribe, reflexionó en su versión 2016 sobre Construcción de Paz en tiempos de Incertidumbre.

La Universidad Autónoma del Caribe otorgó a las nobeles de Paz Rigoberta Menchú y Jody Williams, el título de doctoras Honoris Causa, la máxima distinción de la institución. El Consejo Directivo de la Universidad Autónoma del Caribe exaltó las obras de las nobeles por sus esfuerzos contra la discriminación, la violencia, por una sociedad en paz, la defensa de los derechos humanos y por el fin del conflicto en las sociedades en las que vivieron.

jueves, 8 de septiembre de 2016

¿Regresó la pueril estrategia electoral de polvorizar al oponente mediante condenas políticas y jurídicas?

Como en la anterior campaña presidencial, vuelve a coincidir la campaña
del plebiscito con 
sonados casos de uribistas acusados: anulación de la
reelección del procurador Ordóñez, suspensión del magistrado Pretelt y
captura del ex ministro Arias
Por John Acosta

Los hechos se empecinan en demostrar que, al parecer, ha regresado la misma estrategia pueril de la anterior campaña presidencial colombiana como arma trapera para desacreditar al contrincante, ahora en otra campaña electoral, la del plebiscito.

La campaña presidencial de 2014 se caracterizó por la guerra sucia entre los candidatos más opcionados: Juan Manuel Santos a la reelección, apoyado por los partidos de la U, Liberal y Cambio Radical, y Óscar Iván Zuluaga, del partido Centro Democrático. (Lea aquí: Queremos propuestas, no agravios, señores Santos y Zuluaga) El país presenció, impávido, los ataques de lado y lado, que, incluso, rayaban en la bajeza. Por supuesto, en estas batallas por la degradación moral y sicológica del adversario tenía las de ganar quien ostentaba el máximo cargo de la República, pues contaba a su disposición con toda la parafernalia  económica, militar, política y hasta jurídica para responder los ataques del contrincante y fabricar el riposte con la mayor contundencia posible para polvorizar al enemigo. (Lea aquí: La ultraizquierda y lo más granado de la oligarquía santafereña en un mismo costal: ¿otro falso positivo? )Y, finalmente, lo logró. Óscar Iván Zuluaga solo contaba con el apoyo tácito del procurador de entonces, Alejandro Ordóñez; el presidente Juan Manuel Santos, con el Fiscal de la época (Luis Eduardo Montealagre), con el Congreso, con las cortes Suprema de Justicia y la Constitucional, el Consejo de Estado, el Consejo Nacional Electoral, los organismo de seguridad del Estado, los medios de comunicación masiva, en fin. (Lea aquí: ¿El Fiscal Montealegre y los medios de comunicación asimilaron el golpe de la primera vuelta?)

miércoles, 31 de agosto de 2016

Lo que se da en las celebraciones bomberas

 Si es cierto eso de que “somos lo que damos”, entonces, la índole de este corregimiento está tocada por la creatividad, el entusiasmo y el arte de no ir con las manos vacías: el arte de dar.

Texto y fotos: Linda Esperanza Aragón

Hay que ser ocurrentes para no llegar con las manos vacías a un cumpleaños, matrimonio, o grado. Cuando hay una “recocha”, los invitados se las ingenian para sorprender al agasajado. Asistir es bonito, pero dar es armonioso.

Bomba, Magdalena, se dinamiza cuando se van entregando las tarjetas de invitación de casa en casa. “¡Hoy la recocha va a está buena!”, es la expresión que más repite. Todos emocionados están atentos a que llegue la hora del festín para emperifollarse y perfumarse. Pero hay algo que es esencial y que requiere de creatividad: el regalo.

sábado, 6 de agosto de 2016

El cineforo al aire libre se robó las miradas en Pedraza y sus corregimientos

La actividad fue más allá del mero entretenimiento. Las metas principales eran tejer discursos colectivos que contaran lo cotidiano, fomentar la cohesión social y educomunicar


Por Linda Esperanza Aragón

¿Qué es un cineforo? ¿Para qué se hace un cineforo? ¿Al aire libre? ¿Qué vamos a aprender? ¿Vale la pena asistir e invertir tiempo en eso?, estas eran algunas de las preguntas que se formulaban los habitantes de Pedraza y sus corregimientos (Bomba, Heredia, Bahía Honda y Guaquirí) cuando recibieron la noticia de que se llevaría a cabo un cineforo al aire libre para reflexionar, aprender e interactuar de manera abierta.

martes, 26 de julio de 2016

Mi pedacito de vida en los 40 años del Colegio Luis Giraldo, de Casacará

Por John Acosta

Fue la primera vez que estuve tras unos barrotes, en una cárcel. Y, hasta ahora, la última, gracias a mi Dios. Todavía no habían pavimentado la carretera e íbamos pateando las piedras que aún quedaban de los camionados que habían echado, quizás cuándo, los ingenieros contratistas del Estado para volver transitable la vía. Éramos los del grupo de siempre, que vivíamos por los mismos lados: Jorge Valencia, Orlandito Dangond, Rafita Polo, Alberto Vega, Germán Ramírez, Eduardo Martínez y yo. Salíamos de clases en el colegio Cooperativo Luis Giraldo y nos íbamos juntos, carretera abajo, abrazados por el sol tropical del medio día. La mejor manera de paliar en algo el tormento del solazo que nos martirizaba, era mamarnos gallos entre nosotros: eso que hoy los psicólogos llaman bullying. Casi 40 años después, no recuerdo sobre qué  jodíamos ese día. Lo cierto es que uno de ellos (tampoco recuerdo quién fue) me dio un manotazo en la cabeza y mi reacción inmediata fue tirarle la pepa del mango que acababa de comerme. El compañero de estudios la esquivó muy bien y la semilla le cayó con fuerza a un agente, pues justo estábamos pasando frente a la Estación de Policía, que quedaba a una cuadra del colegio, antes de que las Farc obligaran a retirar a los policías del pueblo.

lunes, 25 de julio de 2016

Mujeres que enjabonan, enjuagan y echan cuento

Por Linda Esperanza Aragón

Quisiera comenzar con un relato que plasmó Eduardo Galeano en El libro de los abrazos, con el que me identifico; y hasta podría decir que me pasó lo que a Diego cuando vio la mar:

“Diego no conocía la mar. El padre, Santiago Kovadloff, lo llevó a descubrirla.

Viajaron al sur. 

Ella, la mar, estaba más allá de los altos médanos, esperando. 

Cuando el niño y su padre alcanzaron por fin aquellas cumbres de arena, después de mucho caminar, la mar estalló ante sus ojos. Y fue tanta la inmensidad de la mar, y tanto su fulgor, que el niño quedó mudo de hermosura. 

Y cuando por fin consiguió hablar, temblando, tartamudeando, pidió a su padre:

— ¡Ayúdame a mirar!” 

sábado, 23 de julio de 2016

Un indígena wayuu que fue supervisor en el Cerrejón

Fermín Ipuana Epiayú, en su época de empleado de Intercor
Por John Acosta
Fue en una época de cosecha de mango. Los estudiantes del Liceo Padilla correteaban felices por los pasillos del colegio. Con sus camisas empapadas de sudor y sus mo chilas de fique cargadas de cuadernos atrasados. Se ponían sobrenombres. Algunos jugaban fútbol en el patio cercado, envueltos en el fuego fastidioso del sol peninsular. Otros preferían quedarse en pequeños grupos debajo de la sombra protectora de cualquier trupillo casual, comentando con sarcasmo las incidencias ocurridas en clases con algún profesor exigente. Estaban en la hora del descanso.
Entonces sucedió. Los muchachos más traviesos del tercer año de bachillerato habían llevado una mano de mangos maduros. Ahogados en el turbulento mar de la euforia juvenil, la pandilla de estudiantes disfrutaba el sabor tropical de la fruta de moda. Caminaban por los corredores del segundo piso. A alguien del grupo se le ocurrió lanzar al aire la pepa de su desgracia. Ese arrebato repentino, motivado en un instante fugaz, se convirtió en la idea más impertinente del mundo: la semilla cayó justo en el centro de la calva del rector, que nunca antes en su vida académica había salido de su oficina en recreo.

viernes, 15 de julio de 2016

Las humanidades y las artes se revitalizaron en simposio organizado por Uniautónoma

La Universidad Autónoma del Caribe, a través de su Departamento de Humanidades, organizó el Primer Simposio de Formación Humanística en la Educación Superior, con el objetivo de compartir los distintos enfoques que las facultades y departamentos de Humanidades de la ciudad de Barranquilla están desarrollando con respecto al quehacer humanístico al interior de cada Alma Mater. 


El Simposio se convirtió en un espacio de reflexión en donde se socializaron los distintos enfoques humanísticos aplicados en el campo de la enseñanza en cada una de las universidades de Barranquilla. Por lo tanto, también se estableció la proyección de las Humanidades en relación con los cambios culturales para el desarrollo de la región. El simposio se desarrolló en dos jornadas de ponencias: Martes 24 de mayo,  de 8 a 12 m y de 2- 5pm. Y miércoles 25,  de 8 a 12 m y de 2-5 pm.

Aquí están los links en donde usted podrá ver los vídeos de cada una de las conferencias:

jueves, 7 de julio de 2016

Las anécdotas que viven en la memoria de Henry Julio

Henry Julio
El pasado y el presente han tocado la existencia de la humanidad,  de las ciudades, de los pueblos; quizás, por eso, existen mundos repletos de historias y de ratos inolvidables para los mortales. Entrevista.

Por Linda Esperanza Aragón

"Somos la memoria que tenemos y la responsabilidad que asumimos, sin memoria no existimos y sin responsabilidad quizá no merezcamos existir". Esta frase cabal pertenece al novelista portugués José Saramago, y asumo que fue reflexionada en un instante de plena conexión con la realidad. Evocar, exudar y otorgar recuerdos a otros es amasar y consentir a la memoria para que no se nos escape. Andar por la vida sin repasar el contexto, las personas, los problemas, las victorias y las épocas es como andar desmemoriado; es caminar sin dejar huellas, y cuando se quiere regresar, hay descarrío.

miércoles, 29 de junio de 2016

"Se están sacando profesionales redundantes; sabemos mucho, pero comprendemos poco": Arturo Barros

Por Milena Ortiz
El pasado 25 de mayo, en el Primer Simposio de Formación Humanística en la Educación Superior, Arturo Barros, filósofo y docente de la Universidad Autónoma del Caribe en el Departamento de Humanidades, organizador también de este evento, presentó su ponencia, la cual giró en torno a la relevancia que tienen las humanidades al momento de formar profesionales.

martes, 28 de junio de 2016

“Nos mataron la creatividad”: Adelaida Jiménez

Por Milena Ortiz

En el Primer Simposio de Formación Humanística en la Educación Superior, llevado a cabo el pasado 24 y 25 de mayo en la Universidad Autónoma del Caribe, organizado por el Departamento de Humanidades junto con la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas, contó con la participación de Adelaida Jiménez, Decana de la Facultad de Ciencias Sociales, Artes y Humanidades de la Universidad Reformada, quien expuso los retos que existen al enseñar las humanidades actualmente.

“Las facultades de humanidades y ciencias sociales tendrán mucho qué contribuir a la etapa del posconflicto”: Fidel Llinás

Por Milena Ortiz
Fidel Llinás Zurita estuvo presente en el Primer Simposio de Formación Humanística en la Educación Superior, organizado por el Departamento de Humanidades junto con la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas de la Universidad Autónoma del Caribe. Este conferencista, con doctorado en Filosofía, presentó su ponencia el 25 de mayo de 2016, la cual llevó por título “La experiencia de las humanidades en la Universidad del Atlántico”, la cual representó en el evento.

“Somos costura porque participamos en tejido de red de destrezas que requiere el estudiante”: Yomaira Altahona

Por Milena Ortiz

Yomaira Altahona, la directora del Departamento de Ciencias Sociales y Humanas de la Universidad Simón Bolivar, psicóloga con magister en Educación, con publicaciones como ‘Lineamientos de la estrategia de formación de maestras y maestros del programa ondas’, resultado de un proyecto de investigación, fue quien estuvo presentando el 25 de mayo de 2016, su ponencia en el Primer Simposio de Formación Humanística en la Educación Superior, la cual llevó por título ‘Las regiones de formación en  ciencias y competencias generales y  socio-humanística: Una impronta bolivariana’.