Buscar este blog

sábado, 21 de mayo de 2016

"El día que vi a Shakira en persona, cambió mi vida": joven fans

Testimonio del joven estudiante de Periodismo que se hizo famoso ante los medios por haber llorado al obtener el anhelado autógrafo de su cantante favorita

Por Evelio Durán Duque

Muchos comentarios y regaños recibía yo cuando tenía 6 años, sí, ahora entiendo que me criticaban por ser fanático de una mujer que canta y baila ritmos pocos masculinos: me subía en los pupitres del salón de clase, bailaba y cantaba al ritmo de Ojos Así, en aquel tiempo el hit de moda. Y no me da vergüenza, tal vez me diera si en la actualidad no fuese shakifan, pero lo soy, lo sigo siendo. A medida que pasaban los años y venía álbum tras álbum, me enamoraba más de esa mujer barranquillera, que, con mucho esfuerzo y con todas las ganas, logró salir adelante y cumplir sus sueños, gran enseñanza que nos ha transmitido.


Cada día que pasaba deseaba poder conocerla en algún momento de mi vida, pero ¿qué podía esperar? solo era un chico al que no apoyaban, me criticaban, y, sobre todo, me hacían bullying por tener gustos musicales diferentes al 96% de los costeños, pues la mayoría solo escucha géneros como el vallenato, reggaetón y champeta, muy pocos y rara vez se encuentran personas con afines distintos.

Así fue toda mi pre adolescencia, llena de incomprensión con mi personalidad y gustos, pero como todo en la vida se resuelve con el tiempo, ya llegaban mis 17, en esta edad cada quien toma diferentes roles y, por supuesto, mayor carácter. Alrededor de esa edad, jamás volvieron a molestarme, considero que maduraron y no sé qué poder de Dios hizo que aprendieran a respetar los diferentes pensamientos. Hoy en día entiendo a cada una de esas personas que hicieron difíciles mis días, y es que hay que entender que estamos en un país poco desarrollado y, sobre todo, en una región “machista” donde las personas fueron criadas con pocos paradigmas.

En algún momento de mi vida me resigné, ya Shakira no venía al país, cada vez se mudaba más lejos de Colombia, pues de Bahamas pasó directamente a Barcelona a formar su familia, situación que la ha alejado de su tierra, de sus fans de raíces, caso totalmente entendible,  pues nos ha dedicado 20 años de música e inspiración.

Una lucha larga se acercaba y ni pensar lo que me iba a suceder el  20 de mayo de 2016, el día que cambió mi vida, ese día entendí que la vida es de decisiones, en un segundo todo puede cambiar de parecer, sin pensarlo un minuto más, decidí que ese día iba a conocer a Shakira, fue una odisea, esa persona tan especial para mí pasó de estar a 8.500 kilómetros a menos de 100, esa era mi oportunidad, mi único momento, no había tiempo que perder.

Estando en Ciénaga, Magdalena, y teniendo uno de mis últimos parciales en Santa Marta, me fui para Barranquilla, a luchar, correr y gritar “SHAKIRAAAA”, no podía regresarme a casa sin tan solo conocerla; por supuesto, llevé mi álbum favorito “Servicio de lavandería”, me prometí que traería de vuelta ese cd con su autógrafo.

Así twiteó El Heraldo "la hazaña" del
autor de esta crónica
El Parque Rosado fue el epicentro de mi mayor felicidad y la de muchos fans; claramente, mi mente volaba, mi piel se erizó de inmediato cuando la vi bajar de su camioneta gris oscuro, mi cuerpo se paralizó de inmediato, no podía respirar, no sabía qué hacer, en ese momento no me daba cuenta que la tenía tan cerca, que los policías me empujaban hacia atrás por el anillo de seguridad que la rodeaba. La detallé perfectamente, mientras tenía una sonrisa permanente en mi rostro y sin decir una sola palabra, las lágrimas comenzaron a bajar por mi rostro.

No escuchaba a nadie; después de 2 minutos, la adrenalina comenzó a correr por mi cuerpo, y, literalmente, yo también comencé a correr detrás de ella, y a gritar con mi cd y un marcador en las manos “SHAKIRA, SHAKIRA, POR FAVOR MÍRAME”.

La Producción, completamente furiosa con los fans y la prensa por haber dañado la toma del video que hacían en ese momento junto a Carlos Vives, los montaron en una de sus camionetas blindadas y se los llevaron al colegio La Enseñanza, donde estudió la barranquillera. Con resignación y muy emocionado ya estaba  feliz,  pues había conocido, después de 14 años, a esa mujer que me acompañó con su música en los diferentes momentos de mi vida.

Pero, sin pensarlo, me fui caminando lentamente hacia donde estaban, estaba haciendo un sol impresionante, eran como las 2 de la tarde y llegué más rápido de lo que me pude imaginar; nuevamente, la tenía a menos de 3 metros, y fue ahí cuando le grité con carácter fuerte “SHAKIRA ISABEL” y  giró hacia mí, me saludó y me tiró un beso, caí sentado en el bordillo, impresionado por lo que acababa de sucederme.



 Ella siguió con su grabación adentro del colegio, pues le faltaba  poco para terminar y cambiar de locación a una totalmente privada. Cuando se dirigía a montarse en su camioneta, que en ese momento era conducida por Tonino, su medio hermano y ahora su  jefe de seguridad, todos los medios y fans se fueron corriendo hacia ella, yo aún estaba sentado impresionado con lo que me había pasado, ya ella estaba adentro y lista para irse.

El CD que Shakira le autografió al joven Evelio Durán
Una voz me habló y me dijo corre, anímate que te lo tiene que firmar; en estos momentos, no sé si fue una amiga o si fue mi yo interior, en ese segundo corrí y aún no se cómo pude meter el cd dentro del carro y ella muy amable me lo recibió, me lo firmó y me dijo chao tirándome otro beso. De inmediato, rompí en llanto y todos los medios de comunicación se me fueron encima a entrevistarme, pues fui un afortunado de recibir su autógrafo.  Fui un pedazo de carne en una laguna con peces hambrientos, pues Shakira no saludaba, ni firmaba autógrafos desde que llegó a Colombia, y la prensa lo ha tomado de muy mala forma; tanto, que para demostrar lo contrario no podían dejar irme sin dar declaraciones de mi mejor momento.


Definitivamente, este día cambió mi vida para siempre, es una hermosa mujer, la seguiré amando hasta el día que muera.