Ir al contenido principal

Feliz día, papá

Papá, mi querido viejo: hoy yo soy más viejo que tú, pues ya sobrepasé la edad en la que te detuviste, hace ya más de 20 años. Quedé como una cometa sin rabo: dando tumbos, pero tomé el valor que siempre me inculcaste para sobreponerme a la tristeza de tu partida. 

No alcanzaste a conocer tus nietos: mis hijos y los hijos de mis hermanos, los mismos que hoy nos han hecho como tú, padres. Todos los días, me veo reflejados en mis hijas y te veo a ti reflejado en mí, cuando trato con ellas. ¡Cuán jodío es ser papá! Solo hasta ahora te doy la razón en todo lo que antes te criticaba.

"El hombre sabe cuándo comienza a envejecer, cuando empieza a parecerse a su padre", dijo Gabo en su novela El amor en los tiempos del cólera. Y en mí sí que se ha cumplido esa sentencia. Recuerdo la vez que me bajé del carro a abrirte el portón, mientras te decía: "estos conservadores son la cagada". Claro, íbamos discutiendo de política, como nos pasaba siempre: tú eras un alvarista consumado (defendías y admirabas a Álvaro Gómez Hurtado) y yo era un joven rebelde, influido por los profesores del colegio público, agrupados en el sindicato más beligerante del país.

Ese día del portón, tú sacaste tu cabeza por la ventanilla y me gritaste: "¡Por qué no te vas pa Cuba!". Es increíble. Si vieras, papá, hoy mis amigos me critican mi conservadurismo. Terminé siendo más conservador que tú, sí: más papista que el papa.

¡Me haces mucha falta, viejo! No te alcanzas a imaginar cuánto. Hoy, papá, es el día de nosotros dos. Por eso, esta foto que me queda, donde estamos juntos. Y por eso, esta especie de desagravio hacia ti, esta especie de desahogo para mí, después de más de 20 años sin decirte nada. ¡Ah, y gracias por haber sido como fuiste! Por haberme corregido cuando debías, por haberme abrazo cuando había que hacerlo.

Nunca pudiste ver en mí el fruto de tu esfuerzo: esa es una de mis más grandes frustraciones, pero tengo la convicción de que me sigues de donde estés, en esos lugares misteriosos a donde yo llegaré algún día para decirte lo que nunca mi rebeldía y mi machismo me permitió decirte de frente, cuando aún tenía la posibilidad de hacerlo: ¡te quiero, papá!

Bendiciones, viejo

Comentarios

  1. Debo confesarte John que me hizo llorar.Gracias a Dios tengo la dicha de tener a mi padre pero, muchas veces los seres humanos nos cuesta expresar nuestros sentimientos y mucho más tratándose de la familia porque pensamos que los tendremos toda la vida

    ResponderEliminar
  2. Que palabras tan hermosas ,es muy duro perder un padre y mas duro es quedar con muchos sentimientos y actos reprimidos por no poder expresarlos. Yo tambien amo a mi padre y aunque estaba mas pequeña que tu , recuerdo cada momento y cada demostracion de amor que recibi de el, asi como tambien recuerdo sus regaños que hoy dia; daria la vida por recibirlos nuevamente. Elka

    ResponderEliminar
  3. Comparto los sentimientos expresados, es bien profundo el conjunto de pensamiento y sensaciones que me provocó el texto. Gracias.

    Un detalle: lo que no comparto es la visión política conservadora (ja,ja)

    ResponderEliminar
  4. hermosa carta, cuanto sentimiento expresamos y cuanto nos desahogamos con tan solo recuerdos...

    me llego mucho al corazón, recordando la partida de seres queridos, que aun tengo presentes los buenos momentos que juntos pasamos.

    ResponderEliminar
  5. A mi por un atraso me ñs bloquearon pagué y nunca más la reactivaron son los únicos que me han negado un crédito en esta vids. Pero yo soy terca aún compro en SAO. Edilsa meza de G.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Bertha Mejía y “Lucía Arjona” sí son primas, pero en la vida real no fueron tan amigas como las muestra la novela Diomedes Díaz, el Cacique de La Junta

Por John Acosta
Hay que decirlo de una: sí es cierto que Bertha Mejía y “Lucía Arjona” (como la llaman en la novela Diomedes Díaz, el Cacique de La Junta) son primas también en la vida real, sí es cierto que ambas fueron mujeres de Diomedes Díaz y tuvieron hijos con él, pero lo que no es cierto es que ellas hayan sido tan amigas en su niñez y juventud, como lo muestra la citada novela. Reconozco una vez más que un dramatizado no tiene por qué ceñirse estrictamente a la realidad, pero me veo en la necesidad de aclarar públicamente unos puntos, como ya lo hice un texto anterior sobre El Mono Arjona en la novela (El Negro Acosta en la vida real) para ver si disminuye la romería de llamadas que recibo a diario para preguntarme sobre estos asuntos faranduleros. Hay otros datos en la obra televisiva, alrededor de estas dos mujeres, que tampoco concuerdan.

¿Por qué Arias fue a la cárcel y Santos a la Presidencia, si los "falsos positivos" fueron peores que Agro Ingreso Seguro?

Por John Acosta
Cualquiera sabe que es peor el escándalo de los “falsos positivos” que el de Agro Ingreso Seguro: ambos son una vergüenza, pero en el primero se atentó contra vidas y en el segundo no, aunque sí se robaron dinero de campesinos necesitados. Sin embargo, al momento de hacer justicia, el ministro responsable del primer caso fue premiado con la  Presidencia de la República y el ministro responsable del segundo, pagó dos años de cárcel ¿Qué hay de diferencia entre los dos titulares de esas carteras? Uno contaba (cuenta todavía) con el favorecimiento del diario El Tiempo y el otro no.

Diomedes Díaz nunca se robó a “Lucía Arjona” de una supuesta boda que jamás existió en la realidad

Por John Acosta
La enorme imaginación del libretista de la novela de Diomedes Díaz, me hizo romperme la promesa de no volver a escribir sobre las inconsistencias de este culebrón con la realidad. Supongo que la razón principal de sacrificar el enorme atractivo de la verdad, que en el caso del difunto artista de la música vallenata supera cualquier fantasía de dramaturgo televisivo, es que la programadora RCN quiere curarse en salud y salirle al paso a futuras demandas de los protagonistas reales con los que no llegó a ningún acuerdo económico para la realización de este remedo de biografía. O posibles demandas de los tantos escritores repentinos que corrieron a  publicar la historia de este cantante fallecido.