Ir al contenido principal

¿Por qué Arias fue a la cárcel y Santos a la Presidencia, si los "falsos positivos" fueron peores que Agro Ingreso Seguro?

Por John Acosta

Cualquiera sabe que es peor el escándalo de los “falsos positivos” que el de Agro Ingreso Seguro: ambos son una vergüenza, pero en el primero se atentó contra vidas y en el segundo no, aunque sí se robaron dinero de campesinos necesitados. Sin embargo, al momento de hacer justicia, el ministro responsable del primer caso fue premiado con la  Presidencia de la República y el ministro responsable del segundo, pagó dos años de cárcel ¿Qué hay de diferencia entre los dos titulares de esas carteras? Uno contaba (cuenta todavía) con el favorecimiento del diario El Tiempo y el otro no.

Cuando uno escucha el cinismo con que Juan Manuel Santos trata de recuperar puntos de popularidad en las encuestas, no puede evitar que estas tristes paradojas de la política colombiana le ronden por el cerebro hasta terminar exorcizando en el papel en blanco estos fantasmas del pasado reciente.

El ex ministro de Defensa, bajo cuya administración miembros de las fuerzas armadas de Colombia asesinaron a civiles desarmados para hacerlos pasar como guerrilleros dados de baja en combate, expresó en un discurso, ahora como Presidente, que, en gobiernos anteriores, la mitad de los ministros habían terminado en la cárcel, en clara alusión a la administración de su ex jefe Álvaro Uribe Vélez. Por supuesto, Santos, el ex ministro en cuestión, hoy embestido con el máximo cargo de nuestro país, debió ir también a la cárcel, si se trata de que los jefes paguen, por omisión, lo que sus súbditos hacen. Con esa misma filosofía, es que los antiuribistas exigen que Álvaro Uribe sea llevado detrás de las rejas para que pague lo que los empleados de Juan Manuel Santos, Andrés Felipe Arias y “la mitad” de sus ministros hicieron.

No obstante, el gran pecado de Arias fue aspirar a la Presidencia de la República al mismo tiempo que lo hacía Santos, ambos para continuar con la política del, entonces, popular presidente Uribe: como la gente prefería a Arias por su parecido físico con el mandatario, había que debilitarlo para que le quedara el camino libre a las ambiciones del entonces ministro de Defensa, fiel, por conveniencia electoral, a Uribe, Juan Manuel Santos. La periodista Claudia López lo denunció muy bien en una columna que publicó en el diario El Tiempo: este diario se había ensañado contra Andrés Felipe Arias para despejarle el camino a uno de sus accionistas, Juan Manuel Santos (Click aquí para conocer detalles del caso de Claudia López). La periodista fue despedida el mismo día que publicó la denuncia, Arias terminó en la cárcel porque sus empleados cometieron hechos menos graves que los cometidos por los empleados de Santos y este último es Presidente de Colombia.

Es obvio, entonces, que, si se mide con el mismo racero de justicia aplicable a los ex ministros, Juan Manuel Santos debió pagar más de los dos años de cárcel que Andrés Felipe Arias; es decir, Santos debía estar en una celda de La Picota y no en el solio presidencial de la Casa de Nariño.


Debía, por tanto, el actual presidente, si tuviera algo de vergüenza, ser prudente en sus declaraciones para que su enorme rabo de paja no salga a relucir, como ahora.

Comentarios

  1. Resumen:
    Todo periodista al momento de relatar una noticia al lector, debe tener en cuenta las características que hacen de esta una información veraz; la claridad, brevedad, sencillez, fluidez, precisión y sobre todo interés, son las piezas claves para que se pueda considerar una noticia exitosa, además de esto, ayudan a que sea comprendida por todo tipo de público, no uno determinado. Asimismo facilitar al personal con palabras simples y comprensibles al momento de tomar su tiempo para leer la información,y de tal forma que el periodista demuestre con acontecimientos verdaderos sin tomarse el papel de protagonista en el relato de la noticia.

    Opinión:
    El enfoque que relata la autora sobre el lenguaje periodístico me parece muy acertado, también considero que un periodista no debe ser conformista al momento de relatar una noticia, se debe tener en cuenta que estas van dirigidas a personas de diferentes profesiones, razas, clases sociales, y edades, por lo tanto se debe tener precaución a la hora de informar, manejando el tema a tratar y así poder lograr sacar una noticia sustanciosa, eficaz, evitando la opinión personal y a la vez de interés social.

    KATERIN VALERIA VÁSQUEZ LORA
    COMUNICACIÓN SOCIAL-PERIODISMO
    KATERIN1830@GMAIL.COM
    TERCER SEMESTRE

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Bertha Mejía y “Lucía Arjona” sí son primas, pero en la vida real no fueron tan amigas como las muestra la novela Diomedes Díaz, el Cacique de La Junta

Por John Acosta
Hay que decirlo de una: sí es cierto que Bertha Mejía y “Lucía Arjona” (como la llaman en la novela Diomedes Díaz, el Cacique de La Junta) son primas también en la vida real, sí es cierto que ambas fueron mujeres de Diomedes Díaz y tuvieron hijos con él, pero lo que no es cierto es que ellas hayan sido tan amigas en su niñez y juventud, como lo muestra la citada novela. Reconozco una vez más que un dramatizado no tiene por qué ceñirse estrictamente a la realidad, pero me veo en la necesidad de aclarar públicamente unos puntos, como ya lo hice un texto anterior sobre El Mono Arjona en la novela (El Negro Acosta en la vida real) para ver si disminuye la romería de llamadas que recibo a diario para preguntarme sobre estos asuntos faranduleros. Hay otros datos en la obra televisiva, alrededor de estas dos mujeres, que tampoco concuerdan.

Crisis en Uniautónoma del Caribe: ¿y mi derecho al silencio?

Por John Acosta
El pasado 30 de enero venció el plazo para pagar la primera cuota del acuerdo al que me vi obligado a firmar con la oficina externa de cobranza que contrató el Banco de Occidente para llevar ante la justicia el cobro de la deuda que adquirí hace cinco años con esa entidad crediticia para la compra de mi carro de baja gama. No pude cumplir con ese pago y todavía no sé cuándo podré hacerlo, pero sí puedo vislumbrar las consecuencias lógicas que esa situación puede acarrear: me quedaré sin el transporte con que llevo a mis hijas al colegio. En realidad, es la segunda o tercera vez que me toca hacer este tipo de arreglos con la misma institución bancaria por el mismo crédito y por la misma razón de hace unos dos años, que es la que motiva la redacción del presente texto.
El mismo mes y año que me entregaron el carro, recibí la casa nueva: enero de 2013. La casa, que la compré en planos, la había empezado a pagar unos cuatro años antes. Ambos, la casa y el carro, son los dos …