Ir al contenido principal

Así viven en La Junta el furor por la novela de Diomedes Díaz

Por John Acosta

No recuerdo bien cuál de mis paisanos junteros fue quien lo dijo. Lo cierto es que su frase reciente era motivo de discusión la mañana en que yo llegué a donde la Mona Daza. “Ese hombre es un embustero de primera categoría”, se desahogó la juntera que acababa de llegar ahí, envuelta en una toalla desde la cabeza, como la imagen de la Virgen del Carmen, para protegerse del sol inclemente de las once de la mañana. “Hombe, sí”, apoyó la Mona. “Si esa es una de las escenas que se ha grabado más rápido desde que esa gente está aquí”, remató. Resulta que el fulano había dicho que le dolían las piernas de tanto caminar anoche: “yo sentí que, en ese trayectico de doscientos metros, fui y vine a pie al Valle más de 20 veces”. Quien haya sido, participaba como extra en la puesta en escena de la novela que RCN producía sobre uno de los hijos más ilustres del pueblo, Diomedes Díaz.

En un corregimiento en donde casi nunca pasa nada extraordinario, como en La Junta, la parafernalia que mueve una producción televisiva de esta magnitud es un suceso que está en todas las conversaciones (incluso, casuales) de los moradores de la población. “Hace tres días, trajeron dos carros de bomberos, desde San Juan del Cesar, para simular un aguacero”, contó la señora de la toalla, antes de proseguir su camino a la tienda de mi primo Carlos Acosta, en donde compraría los dos aguacates con que completaría el almuerzo de ese día.

“Veaa, esos pobres cachacos están mataos a calor”, me contaba otro paisano. Se refería a los bogotanos que trabajan con RCN y que hacen parte de la producción. “Pero uno se hace el loco, marica, porque ahora esos manes son los que tiran la tula”, me dijo. “Imagínese que un día estaban grabando y un carro se quedó sin frenos, casi atropellan a Adriana Ricardo.  Esa mujer estuvo a punto de desmayarse del susto. El carro se llevó como dos perros por delante”.

Yo supe de la producción por las fotos que empezaron aparecer en el grupo Junteros WhatsAppeando. Por supuesto, me alegró mucho saber que iba a poder matar la nostalgia que me producen estas lejanías, viendo a mi pueblo en televisión. No me equivoqué, la verdad. La novela tiene una semana al aire y, hasta ahora, me parece buena. No sé el porqué, en la procesión de la Virgen del Carmen, no grabaron la iglesia de La Junta sino otra, creo que la de El Molino.

Mi primo Yordan Acosta está feliz con el personal de RCN en La Junta. “Hay que agradecer lo que han hecho por nuestra tierra”, me dice. “Adriana Ricardo, por ejemplo, es una mujer muy sencilla”. En noviembre del año pasado, él tuvo la oportunidad de hacer un fugaz papel. “Hice dos capítulos”, me cuenta. En la novela, es el mecánico de El Negro Acosta, el ex suegro de Diomedes, que en la producción aparece como El Mono Arjona. “Estoy esperando que salgan esos capítulos. Esté pendiente, primo”.

Valoro el hecho de poner a actuar a la gente del pueblo. Me gustó mucho el papel que hizo mi amiga de infancia Beatriz Helena, representándose a sí misma en el fogón de leña que tiene en la mitad del patio de su casa. Ese vestido amarillo le quedaba fabuloso. Parecía toda una actriz profesional: actúa igual de delicioso a como cocina. Ojalá vuelva a salir en la novela. En el imaginario social, carga ahora con el karma fantasioso de no haber querido comprarle un limón al pequeño Diomedes Díaz.

Artículos relacionados:

...Y Diomedes Díaz no le grabó la canción a mi primo Ricardo Zedán

La muerte de Pablo Escobar, primero, y el canal RCN, después, le quitaron protagonismo al verdadero colegio que le otorgó el título de bachiller a Diomedes Díaz

La vieja Elvira Maestre, la madre de El Cacique de La Junta


Diomedes Díaz, de El Chivato a El Cacique de La Junta

Diomedes Díaz, ¿de burrero, en la adolescencia, a mujeriego, en la fama?

La Junta, un querido rincón en La Guajira

La Junta y Casacará, dos distinciones que me honran

El carnaval en La Junta, esbozos de un desorden admitido

El gas natural domiciliario llega a La Junta

Así se libra la guerra por el agua en La Junta

Las personas que las Farc asesinaron en La Junta sí tienen doliente

BlackBerry y WhatsApp han unido a los junteros dispersos

El confite que me marcó para siempre

Entradas populares de este blog

Bertha Mejía y “Lucía Arjona” sí son primas, pero en la vida real no fueron tan amigas como las muestra la novela Diomedes Díaz, el Cacique de La Junta

Por John Acosta
Hay que decirlo de una: sí es cierto que Bertha Mejía y “Lucía Arjona” (como la llaman en la novela Diomedes Díaz, el Cacique de La Junta) son primas también en la vida real, sí es cierto que ambas fueron mujeres de Diomedes Díaz y tuvieron hijos con él, pero lo que no es cierto es que ellas hayan sido tan amigas en su niñez y juventud, como lo muestra la citada novela. Reconozco una vez más que un dramatizado no tiene por qué ceñirse estrictamente a la realidad, pero me veo en la necesidad de aclarar públicamente unos puntos, como ya lo hice un texto anterior sobre El Mono Arjona en la novela (El Negro Acosta en la vida real) para ver si disminuye la romería de llamadas que recibo a diario para preguntarme sobre estos asuntos faranduleros. Hay otros datos en la obra televisiva, alrededor de estas dos mujeres, que tampoco concuerdan.

¿Por qué Arias fue a la cárcel y Santos a la Presidencia, si los "falsos positivos" fueron peores que Agro Ingreso Seguro?

Por John Acosta
Cualquiera sabe que es peor el escándalo de los “falsos positivos” que el de Agro Ingreso Seguro: ambos son una vergüenza, pero en el primero se atentó contra vidas y en el segundo no, aunque sí se robaron dinero de campesinos necesitados. Sin embargo, al momento de hacer justicia, el ministro responsable del primer caso fue premiado con la  Presidencia de la República y el ministro responsable del segundo, pagó dos años de cárcel ¿Qué hay de diferencia entre los dos titulares de esas carteras? Uno contaba (cuenta todavía) con el favorecimiento del diario El Tiempo y el otro no.

Diomedes Díaz nunca se robó a “Lucía Arjona” de una supuesta boda que jamás existió en la realidad

Por John Acosta
La enorme imaginación del libretista de la novela de Diomedes Díaz, me hizo romperme la promesa de no volver a escribir sobre las inconsistencias de este culebrón con la realidad. Supongo que la razón principal de sacrificar el enorme atractivo de la verdad, que en el caso del difunto artista de la música vallenata supera cualquier fantasía de dramaturgo televisivo, es que la programadora RCN quiere curarse en salud y salirle al paso a futuras demandas de los protagonistas reales con los que no llegó a ningún acuerdo económico para la realización de este remedo de biografía. O posibles demandas de los tantos escritores repentinos que corrieron a  publicar la historia de este cantante fallecido.