Ir al contenido principal

Renacen los Cafés Filosóficos en la Universidad Autónoma del Caribe

Los profesores Arturo Barros y Harold Ballesteros filosofan con los
estudiantes, al calor de un tinto
Por Arturo Barros Ortegón

A lo largo de la historia, las personas siempre han buscado lugares y oportunidades democráticas de expresión,  a través de los cuales podían manifestar, de manera libre y espontánea, sus ideas, pensamientos, e intencionalidades acerca de los más diversos temas, tanto los vitales y esenciales de la vida, como también de los más superficiales y frívolos. Desde la antigüedad, se entendió y se elaboró la filosofía  a partir de su carácter teorético, contemplativo, es decir, dirigido más al conocimiento teórico que a la acción o a la  práctica. Fue a partir de Marx cuando se comienza a aterrizar la filosofía haciéndola más accesible al común de los mortales, y si no, al menos, que tuviera una utilidad práctica en la vida real.


Los cafés filosóficos tienen su origen en Francia, a fines del siglo pasado, en los cuales se reunían personas sin ninguna distinción de credos, razas, género e  ideologías, con el fin de generar un espacio vital-dialógico, en donde se abordaban algunos temas de importancia existencial, tales como el dolor, la felicidad, la modernidad, la vida, el amor, la desilusión , la democracia, entre muchos otros , pero siempre a la luz de  algún filósofo que hubiera tratado el tema, convirtiéndose así el concepto filosófico en una disculpa para generar el diálogo y la comprensión de los problemas del diario vivir.

En estos lugares, lo que se busca es crear espacios de reflexión donde se escuchen los pensamientos, especulaciones, argumentos y contraargumentos referidos al tema seleccionado,  según las ideas y vivencias de cada participante. Por eso, los Cafés Filosóficos pretenden ser el espacio académico desde el cual, la existencia se convierta en el lugar común de reflexión sobre aquellos temas que nos atañen y sobre el cual tenemos una palabra qué decir.

El Departamento de Humanidades los trae a Uniautónoma

En la Universidad Autónoma del Caribe, desde el Departamento de Humanidades y con el apoyo incondicional de la oficina de Desarrollo Universitario, se propuso al Consejo Académico la creación de los Cafés Filosóficos en nuestra Universidad. La idea fue aceptada por unanimidad. Desde septiembre de 2009, se presentó y declaró instalado de manera permanente los Cafés Filosóficos en la Universidad.

En 2009 y 2010 se desarrollaron los siguientes Cafés Filosóficos: Ideas y Creencias en Ortega y Gasset, desarrollado por el profesor Arturo Barros Ortegón; La modernidad y la minoría de edad en Kant, por el profesor Harold Ballesteros; Fundamento ontológico del concepto de política en Hanna Arendt, por el profesor Edgar Palacio; El marxismo en Jean Paúl Sastre, por el profesor  Alfredo Estarita, y Ética Habermasiana, por el profesor Fidel Llinás.

Renacen en 2015

Con los objetivos de ofrecer un escenario académico para el debate filosófico sobre los grandes temas existenciales y sociales, acercar a las personas a la filosofía práctica, con el fin de reflexionar acerca de su propia realidad  y generar momentos filosóficos de verdadera interacción social de gran enriquecimiento personal y colectivo, el Departamento de Humanidades y la Biblioteca Benjamín Sarta, a instancias de nuestro rector, Ramsés Vargas Lamadrid han renovado los Cafés Filosóficos en la Universidad Autónoma del Caribe.

Todos los miembros de la comunidad académica, docentes, estudiantes y administrativos en general, pero particularmente personas con vocación filosófica – social,  que quieran pensar sobre su propia realidad y que deseen filosofar desde su existencia,  dando a conocer sus reflexiones sobre los distintos temas de la vida individual y social, participan de estas sesiones humanísticas.

Ya se inició con el profesor Harold Ballesteros, quien disertó sobre La Modernidad Ilustrada. Enmanuel Kant, en el tercer piso de la biblioteca. Ya están programados los siguientes expositores con sus temas: Antonio Donado, Justicia. ¿Hacemos lo que debemos? Michael Sandels; Arturo Barros Ortegón, Paz Perpetua. Enmanuel Kant; Miguel Celim, La Educación en Juan Jacobo Rousseau; Alfredo Estarita, El Marxismo en Jean Paul Sartre, y Juan Carlos Escalante, La Modernidad, una falacia dentro de la Contemporaneidad.


Entradas populares de este blog

Bertha Mejía y “Lucía Arjona” sí son primas, pero en la vida real no fueron tan amigas como las muestra la novela Diomedes Díaz, el Cacique de La Junta

Por John Acosta
Hay que decirlo de una: sí es cierto que Bertha Mejía y “Lucía Arjona” (como la llaman en la novela Diomedes Díaz, el Cacique de La Junta) son primas también en la vida real, sí es cierto que ambas fueron mujeres de Diomedes Díaz y tuvieron hijos con él, pero lo que no es cierto es que ellas hayan sido tan amigas en su niñez y juventud, como lo muestra la citada novela. Reconozco una vez más que un dramatizado no tiene por qué ceñirse estrictamente a la realidad, pero me veo en la necesidad de aclarar públicamente unos puntos, como ya lo hice un texto anterior sobre El Mono Arjona en la novela (El Negro Acosta en la vida real) para ver si disminuye la romería de llamadas que recibo a diario para preguntarme sobre estos asuntos faranduleros. Hay otros datos en la obra televisiva, alrededor de estas dos mujeres, que tampoco concuerdan.

¿Por qué Arias fue a la cárcel y Santos a la Presidencia, si los "falsos positivos" fueron peores que Agro Ingreso Seguro?

Por John Acosta
Cualquiera sabe que es peor el escándalo de los “falsos positivos” que el de Agro Ingreso Seguro: ambos son una vergüenza, pero en el primero se atentó contra vidas y en el segundo no, aunque sí se robaron dinero de campesinos necesitados. Sin embargo, al momento de hacer justicia, el ministro responsable del primer caso fue premiado con la  Presidencia de la República y el ministro responsable del segundo, pagó dos años de cárcel ¿Qué hay de diferencia entre los dos titulares de esas carteras? Uno contaba (cuenta todavía) con el favorecimiento del diario El Tiempo y el otro no.

Diomedes Díaz nunca se robó a “Lucía Arjona” de una supuesta boda que jamás existió en la realidad

Por John Acosta
La enorme imaginación del libretista de la novela de Diomedes Díaz, me hizo romperme la promesa de no volver a escribir sobre las inconsistencias de este culebrón con la realidad. Supongo que la razón principal de sacrificar el enorme atractivo de la verdad, que en el caso del difunto artista de la música vallenata supera cualquier fantasía de dramaturgo televisivo, es que la programadora RCN quiere curarse en salud y salirle al paso a futuras demandas de los protagonistas reales con los que no llegó a ningún acuerdo económico para la realización de este remedo de biografía. O posibles demandas de los tantos escritores repentinos que corrieron a  publicar la historia de este cantante fallecido.