Ir al contenido principal

“Hay que repensar ciertos problemas filosóficos en la Administración”: Roger Sepúlveda

Por Milena Ortiz
“Hay ciertos problemas filosóficos en la disciplina de la administración que hay que repensarlos con los nuevos cambios que se están dando en la sociedad contemporánea. Qué de eso sigue vigente y qué no. Qué de esos problemas son necesarios repensar y qué nuevos habría que reincorporar”, fue el planteamiento que compartió el filósofo Roger Sepúlveda Fernández.

En pleno siglo XXI, cuando la tecnología se ha desarrollado tanto que ya hace parte de la vida del ser humano, la Universidad Autónoma del Caribe, bajo la coordinación del Departamento de Humanidades junto con la Biblioteca Benjamín Sarta, abrió un espacio para reflexionar sobre los efectos en el pensamiento que causan los avances tecnológicos,  esto a través de la ponencia del filósofo Roger Sepúlveda Fernández,  llamada 'La filosofía de la tecnología e innovación social en contextos organizacionales'.


El conferencista, egresado de la Universidad Tecnológica de Pereira, quien es también Magister en Filosofía de la Universidad de Caldas Administrador de Empresas de la Universidad Nacional de Colombia,  se basó en su libro publicado 'Discusiones filosóficas en los paradigmas de formación administrativa', en donde refleja la minuciosa investigación transdisciplinaria sobre la formación filosófica en la administración.

De esta manera, el filósofo hizo referencia al "Sonambulismo Tecnológico", que él define como la acción de estar desconectados de la realidad física y más conectados a la realidad virtual, por lo que 'su consciencia ya no es la estructura,  sino el artefacto', manifiesta Roger Sepúlveda. “Venimos de una formación pedagógica del control: era una relación directa entre el profesor y el estudiante, a nivel de una comunicación natural. Ahora está mediado por una cantidad de elementos –artefactos que cambian totalmente la relación”, expresó Sepúlveda.

Igualmente, explicó que el propósito de la filosofía de la tecnología radica en transformar la tecnología que en cierta forma ha afectado negativamente a la sociedad y hacer que sirva como beneficio para el ser humano. Para esto, el filósofo manifiesta que se hace necesario identificar las nuevas capacidades que las nuevas tecnologías demandan del hombre.

Ver este vídeo-resumen del evento:



Por su parte, los asistentes, en su mayoría jóvenes,  fueron llevados a reflexionar sobre la actitud que ha sido adquirida que se ha condicionado a las nuevas tecnologías. Por consiguiente,  no hicieron falta las intervenciones del público que retroalimentaron la presentación del doctor.


Al respecto,  el organizador de los cafés filosóficos,  Arturo Barros, profesor del Departamento de Humanidades, explicó que este tipo de eventos tienen como propósito 'llevar a los estudiantes las reflexiones que distintos filósofos han hecho sobre diversos temas'.  En este caso, se tomó el tema de la tecnología para despertar la consciencia crítica hacia lo que se vive cotidianamente.

Artículos relacionados:
Renacen los Cafés Filosóficos en la Universidad Autónoma del Caribe

El ocaso de las religiones: tema del próximo Café Filosófico en la UAC

Mientras las religiones languidecen, la fe se fortalece: Arturo Barros

Política y filosofía, tema del próximo Café Filosófico de Uniautónoma

Sufrir o no sufrir…He ahí el dilema: Café Filosófico en Uniautónoma

Café Filosófico de UAC reflexionará sobre la filosofía en contextos organizacionales

Entradas populares de este blog

Bertha Mejía y “Lucía Arjona” sí son primas, pero en la vida real no fueron tan amigas como las muestra la novela Diomedes Díaz, el Cacique de La Junta

Por John Acosta
Hay que decirlo de una: sí es cierto que Bertha Mejía y “Lucía Arjona” (como la llaman en la novela Diomedes Díaz, el Cacique de La Junta) son primas también en la vida real, sí es cierto que ambas fueron mujeres de Diomedes Díaz y tuvieron hijos con él, pero lo que no es cierto es que ellas hayan sido tan amigas en su niñez y juventud, como lo muestra la citada novela. Reconozco una vez más que un dramatizado no tiene por qué ceñirse estrictamente a la realidad, pero me veo en la necesidad de aclarar públicamente unos puntos, como ya lo hice un texto anterior sobre El Mono Arjona en la novela (El Negro Acosta en la vida real) para ver si disminuye la romería de llamadas que recibo a diario para preguntarme sobre estos asuntos faranduleros. Hay otros datos en la obra televisiva, alrededor de estas dos mujeres, que tampoco concuerdan.

¿Por qué Arias fue a la cárcel y Santos a la Presidencia, si los "falsos positivos" fueron peores que Agro Ingreso Seguro?

Por John Acosta
Cualquiera sabe que es peor el escándalo de los “falsos positivos” que el de Agro Ingreso Seguro: ambos son una vergüenza, pero en el primero se atentó contra vidas y en el segundo no, aunque sí se robaron dinero de campesinos necesitados. Sin embargo, al momento de hacer justicia, el ministro responsable del primer caso fue premiado con la  Presidencia de la República y el ministro responsable del segundo, pagó dos años de cárcel ¿Qué hay de diferencia entre los dos titulares de esas carteras? Uno contaba (cuenta todavía) con el favorecimiento del diario El Tiempo y el otro no.

Diomedes Díaz nunca se robó a “Lucía Arjona” de una supuesta boda que jamás existió en la realidad

Por John Acosta
La enorme imaginación del libretista de la novela de Diomedes Díaz, me hizo romperme la promesa de no volver a escribir sobre las inconsistencias de este culebrón con la realidad. Supongo que la razón principal de sacrificar el enorme atractivo de la verdad, que en el caso del difunto artista de la música vallenata supera cualquier fantasía de dramaturgo televisivo, es que la programadora RCN quiere curarse en salud y salirle al paso a futuras demandas de los protagonistas reales con los que no llegó a ningún acuerdo económico para la realización de este remedo de biografía. O posibles demandas de los tantos escritores repentinos que corrieron a  publicar la historia de este cantante fallecido.